Biografía

Alejandra Parra Muñoz, 41 años, mujer mestiza chilena, activista por los derechos socioambientales, hija de Leticia Muñoz y Enrique Parra, viene de una familia de clase trabajadora siempre luchando por resolver las necesidades básicas. Nació en Temuco en 1979, viviendo gran parte de su infancia bajo la dictadura cívico- militar de Augusto Pinochet. Su infancia estuvo marcada por la lucha contra la dictadura en la que sus padres se involucraron permanentemente. En los barrios de Santa Rosa, Pueblo Nuevo y Villa los Ríos, fue creciendo y conociendo desde la realidad cotidiana las carencias del pueblo humilde, y el sentido solidario que se reproduce en ese gran segmento de la población.

En la década del 80 su mamá Leticia (con solo un título técnico de parvularia) dirigió un jardín infantil financiado por World Vision y la Iglesia metodista, ubicado en calle Puntilla del barrio Santa Rosa, para resolver problemas de alimentación y educación preescolar. Allí Alejandra compartió con niñas y niños la comida y los juegos. Esto le dio una comprensión de primera fuente sobre los problemas que aquejan a las poblaciones más vulneradas, y las capacidades y potencialidades con las que cuentan las mujeres, niñas, niños y hombres a pesar de las circunstancias de pobreza. Comer brotes de parra, albaricoques verdes, jugar en la orilla del río Cautín, patinar en la escarcha, comer las pantrucas de la señora Herminda en el jardín, son algunos de los recuerdos que alimentan su infancia.

Al crecer e ingresar a la educación básica, Alejandra sintió tempranamente la discriminación, por ser mujer, pobre, morena, de familia protestante. Pasó del colegio Metodista (hasta que comenzaron a cobrar a l@s feligreses de la iglesia), al colegio Providencia (donde casi no la admiten por venir de familia evangélica), al liceo Camilo Henríquez donde estudió becada por excelencia académica ingresando a uno de los cursos de selección. Allí se enfrentó con mayor evidencia a las diferencias de clase social, y al régimen dictatorial del liceo cuyo único interés es hasta hoy obtener buenos puntajes en la prueba de ingreso universitario.

Estudió la carrera de Biología en Gestión de Recursos Naturales en la Universidad Católica de Temuco, donde formó parte de la agrupación Koyam Newen dedicada a la educación ambiental en establecimientos de educación básica y en la misma universidad. Junto a Koyam Newen y “La Fábrica”, proyecto ocupa de educación y arte popular, Alejandra desarrolló acciones que mezclaban el arte experimental con la educación y concientización ambiental. Durante los primeros años de estudios universitarios conoció el teatro, formando en adelante, parte de los elencos de las obras de teatro “Federico”, “El retablillo de Don Cristobal”, “El viaje del kultrun”, “Mochadik”, y “Cariño malo”.

Dos años después de titularse, inicia como miembro de Koyam Newen la Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA junto a otras personas integrantes de otras organizaciones y comunidades. El año 2007 firma la denuncia contra el Estado de Chile por Racismo Ambiental, presentada ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU. El mismo año ingresa a la Comisión Nacional de Medio Ambiente CONAMA en la región de La Araucanía, donde se desempeñó como profesional del área de control de la contaminación.

Luego de dos años y medio (2009) es desvinculada de la institución en el proceso de traspaso de profesionales de honorarios a contrata. Ese año funda el bar la Vida junto a tres amig@s: Karina, Francisco y Claudio. Allí pone en práctica su talento musical interpretando homenajes a Violeta Parra y formando parte de la parrilla musical estable del bar durante algunos periodos de tiempo.

El año 2012 se gana una beca para estudiar Master en Planificación en la Universidad de Otago, Nueva Zelanda. El 2013 viajó a Dunedin para cursar sus estudios de posgrado, ciudad donde se vinculó con organizaciones activistas, titulándose del Master en 2015, año en que regresa a Chile. Al regreso continúa su trabajo con la RADA, desde donde se vincula además con el OLCA, la Alianza Basura Cero Chile, Global Alliance for Incineration Alternatives GAIA, y la Red de Defensa de los Territorios. En 2016 funda Wallmapu Sin TPP junto a otr@s miembr@s de organizaciones ciudadanas, desarrollando decenas de acciones informativas sobre ese nefasto tratado de libre comercio, entre ellas una presentación en la comisión de relaciones exteriores del Senado junto a Ana Epulef, Ana Llao y otras dirigentas mapuche de la región.

En 2016 Alejandra impulsa la celebración del “Primer Seminario Internacional Hacia la Estrategia Basura Cero” realizado en el Aula Magna de la Universidad Católica de Temuco, donde expone un anteproyecto para la implementación de la estrategia Basura Cero en la comuna de Temuco, junto a Paul Connett y Luis Intxauspe, invitados internacionales del Seminario.

Desde el primer ingreso en 2016 del proyecto de incinerador “WTE Araucanía” al SEIA, proyecto que pretende incinerar la basura de Temuco en la comuna de Lautaro, Alejandra se involucra intensamente en la planificación y ejecución de acciones de información y protesta contra el proyecto, junto a sus compañer@s de la RADA y de organizaciones y comunidades mapuche de Lautaro. El proceso de participación ciudadana de este proyecto es uno de los que más observaciones ciudadanas acumula en el país, con más de 16.000 observaciones en contra de su aprobación.

En 2017 Alejandra forma parte del equipo RADA que implementa la estrategia Basura Cero a nivel comunitario en el barrio Campos Deportivos de Temuco, con excelentes resultados que permanecen hasta el día de hoy. Decenas de familias del barrio Campos Deportivos compostan sus residuos orgánicos y separan los reciclables para que sean retirados casa por casa por la recicladora de base Elisa Millanao, reduciendo en un 70% los residuos que van a disposición final. Y más aún, las familias son agentes de cambio promoviendo un estilo de vida Basura Cero en sus círculos familiares y vecinales. Al año siguiente, la RADA celebra el “2° Seminario Internacional Basura Cero”, donde Alejandra expone los resultados de la experiencia en Campos Deportivos.

El 2018 viaja a Ginebra para formar parte del grupo de expertas y expertos ad hoc sobre contaminación por plásticos en el mar que se reunió en la sede de Naciones Unidas de esa ciudad, invitada por GAIA. En 2019 viaja a Nairobi a la asamblea de la ONU por el Medio Ambiente, donde junto a otras organizaciones ambientalistas internacionales abogó por el desarrollo de un tratado internacional que regule los plásticos. En octubre de 2019 se involucra intensamente en las movilizaciones del levantamiento social, organizando junto a compañeras de la RADA, la RDT y otras organizaciones, cabildos ambientales sobre diversos temas, abriendo la discusión ambiental a la ciudadanía interesada.

En 2020 presenta ante la comisión de agricultura de la cámara de Diputados, sólidos argumentos contra el reglamento del SAG que intentaba abrir la puerta a los transgénicos en Chile. El mismo año presenta ante la comisión de Medio Ambiente de la cámara baja, argumentos en favor de la ley que regula el uso de plásticos de un solo uso en Chile.

Hasta el día de hoy Alejandra es ciclista, deportista, amante de la naturaleza y promotora de la estrategia Basura Cero que pone en práctica generando menos de 1kg de basura al año. Como miembro de RADA y la RDT, Alejandra forma parte de las Organizaciones Sociales y Territoriales del Wallmapu, plataforma que levantó listas de candidaturas independientes para los distritos 22 y 23 de La Araucanía, con representantes de movimientos sociales y organizaciones territoriales. La cofundadora de RADA fue nominada por sus compañer@s de organizaciones para integrar la lista de candidaturas para el distrito 23, propuesta reafirmada por el pleno de la OSTW. La plataforma integrada por más de 40 organizacines, ha desarrollado un proceso deliberativo horizontal, abierto y democrático para la definición de las candidaturas y compromisos programáticos, mostrándose como una forma de hacer política ciudadana desde las bases con perspectivas de constituirse en un espacio que alimente la discusión constitucional desde el territorio del Wallmapu.